[elementor-template id="380"]

Hay miles de formas de expresar amor y transmitir, a través de un pequeño gesto, una gran enseñanza. Cuando éramos pequeñas, nuestra madre nos llevaba al Museo de Bellas Artes de la ciudad, el único lugar para entonces en el que podíamos estar cerca de una obra de arte original.

Allí, un guía desplegaba ante nuestros ojos un mundo de detalles mágicos, explorando con una lupa pinceladas casi imperceptibles en cada pintura. Eso nos enseñó a mirar más allá, a encontrar esa conexión con el arte, a disfrutarlo y a verlo de manera particular, más profunda y cercana.

Hay miles de formas de expresar amor y transmitir, a través de un pequeño gesto, una gran enseñanza. Cuando éramos pequeñas, nuestra madre nos llevaba al Museo de Bellas Artes de la ciudad, el único lugar para entonces en el que podíamos estar cerca de una obra de arte original.

Allí, un guía desplegaba ante nuestros ojos un mundo de detalles mágicos, explorando con una lupa pinceladas casi imperceptibles en cada pintura. Eso nos enseñó a mirar más allá, a encontrar esa conexión con el arte, a disfrutarlo y a verlo de manera particular, más profunda y cercana.

[elementor-template id="506"]
[elementor-template id="482"]

Hola, soy Fernanda Martínez Bértoli, amante del arte, el diseño y la artesanía. Cofundadora de Espacio Nido.

Durante diez años me he dedicado a explorar distintas técnicas del arte textil y el bordado; llegué a tener mi propia marca y local donde vendía mis diseños y los de otros artistas contemporáneos.

En mis emprendimientos siempre trate de acercar a las personas al arte desde mi conocimiento, pero también desde la empatía y la honestidad.

Siempre he tenido la suerte de trabajar en lo que me gusta, y esta vez no es la excepción. Mi misión es acercarte a las artes visuales desde las emociones y el sentimiento, acompañarte en ese viaje.

Hola, soy Luciana Martínez Bértoli, profesora de arte y museóloga, curadora independiente y cofundadora de Espacio Nido.

De niña siempre dije que iba a ser pintora; mi formación comenzó en esa dirección y, aunque todavía, de vez en cuando, tomo los pinceles y los colores, entendí con el tiempo que mi misión estaba íntimamente ligada al arte, pero no desde la ejecución, sino desde la comunicación.

Mi pasión por el arte y mi facilidad para comunicarlo me colocan hoy al frente de este hermoso y desafiante proyecto en el que enlazaré a artistas plásticos con el público, a través de las exhibiciones y muestras que organizaremos con compromiso y entusiasmo.

Tandil necesitaba un espacio de formación y esparcimiento alrededor del arte, donde público y artistas se encuentren en un ambiente acogedor y distendido que invite a pasar y quedarse.

Esperamos haberlo logrado
en NIDO.

Tandil necesitaba un espacio de formación y esparcimiento alrededor del arte, donde público y artistas se encuentren en un ambiente acogedor y distendido que invite a pasar y quedarse.

 

Esperamos haberlo logrado en NIDO.

[elementor-template id="534"]
[elementor-template id="386"]